Review con spoilers: 3x01 de Westworld

Westworld llega al primer capítulo de la temporada 3.

Para empezar, he de comentar que siento un especial cariño por esta serie, Westworld. Todo en ella me parece magnífico: la fotografía, las actuaciones, la complejidad de los personajes, sus evoluciones, los plot twists y en general, toda la narración filosófica y desordenada que hace que como espectador intentes encajar todas las piezas de un puzzle que no todo el mundo puede completar. Y es que esta serie no es para todo el mundo. No por nada, si no porque su ritmo es más lento de lo usual, y comprendo que un espectador impaciente no aguante todo esto. Me recuerda de hecho en este sentido a las primeras temporadas de Juego de Tronos, cuando no sabías muy bien la identidad de ciertos personajes secundarios, o lo que representaban y no te echaban todo a la cara como sucedió lamentablemente más adelante.

Westworld es una serie creada por Lisa Joy y Jonathan Nolan (sí, hermano de Christopher Nolan), a quien ya conoceréis por la película Memento (2000), que también jugaba bastante con la narrativa y el orden de los acontecimientos. Ellos llevan el peso de la serie, aunque por supuesto hay un brillante equipo de guionistas usuales que escriben la mayoría de los episodios, pero vamos a considerar que Joy y Nolan introducen la “filosofía”, que es la esencia de Westworld: el existencialismo, la toma de conciencia de un ser que vivía en la sombra (como el mito de la caverna de Platón), la desigualdad, la discriminación, el sadismo como inherencia del ser humano…

Una tercera temporada distinta

En esta tercera temporada, parece que esta filosofía se adentra en un terreno parecido al que ya nos mostraba Black Mirror: los humanos tienen un implante que mediante una sustancia hace que cambie su estado de ánimo (aunque claro, sólo los ricos pueden pagarlo). Dolores (Evan Rachel-Wood) sale al mundo exterior para evitar la extinción de los robots (los llamados “anfitriones” del parque). Quiere perpetuar su especie, y llegar a conquistar el mundo humano. Para ello, primero toma venganza hacia aquellos que la hirieron y que además tienen influencia en Delos (un inversor es su primera víctima). En esta escena, vemos una evolución de Dolores, de la segunda temporada a esta nueva entrega: no es tan despiadada, no está dispuesta a matar por diversión (digamos que está “menos Wyatt”, como en la segunda temporada), sólo si es necesario. Quizás es el suicidio de Teddy (James Marsden) al final de la temporada pasada lo que la ha cambiado, lo cual tiene bastante sentido dadas las circunstancias de esta muerte.

Por otro lado vemos a un nuevo personaje, Caleb (Aaron Paul). Él es la representación de la clase baja en una ciudad futurista, y además en palabras del propio Nolan “representa la bondad, la amabilidad y la humanidad”. Está atrapado, al igual que los anfitriones del parque, en un bucle (vemos bastantes paralelismos con las vidas de los robots de Westworld en la primera temporada en cuestión de planos o acciones). Debo decir que me ha gustado bastante este personaje (también porque le tengo mucha estima al Jesse Pinkman de Aaron Paul), principalmente porque me parece que va a ser interesante verle interactuar con Dolores más adelante y tiene mucho potencial de evolución. Al igual que Dolores, parece tener esta rabia interna, un odio por las altas esferas que se llevan todo, mientras él apenas tiene dinero para mantener a su madre demente en un hospital (por lo que usa una especie de app de llamada “rico”, un poco al estilo “Uber” de los delincuentes).

Además, podemos ver cómo tiene cierto trauma con la muerte de un compañero soldadoKid Cudi!) y como terapia, interactuaba con su versión robótica por teléfono, que no hacía más que perpetuar su dolor. De hecho, me crea mucha expectación la escena final del episodio, cuando Caleb decide terminar con la terapia y buscar “a alguien real” y casualmente, Dolores termina herida, casi desmayada, en sus brazos. ¿La repudiará cuando sepa que Dolores no es humana? ¿O aceptará que tiene una conciencia tan válida como la suya y se unirá a su lucha? Estas cosas hacen que odie el hecho de que HBO emita un capítulo semanalmente.

Más misterios en la serie

También vemos a Bernard (Jeffrey Wright), lidiando con lo que parece ser una conciencia que controla su parte “robótica”. Creo que esta trama será la más complicada de seguir a parte de la de Charlotte (Tessa Thompson), porque tiene bastante misterio. No sabemos quién es esa especie de conciencia, y aunque fue Dolores quién le “arregló” al final de la temporada pasada, podría no ser la responsable (ya que Bernard está basado en Arnold), en parte también porque Dolores se llevó guardadas en unas esferas a varios anfitriones del parque.

Finalmente, la escena post créditos nos muestra a Maeve (Thandie Newton) en un nuevo parque temático, llamado Warworld, sin memoria de cómo ha llegado allí ni lo que ha hecho desde que en teoría “muriese” por su hija al final de la temporada 2. Vaya, otra expectación más. ¿Así cómo aguanto yo 7 días?

Escrito por Sara Balaguer, @8_sara29.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: